Qué es la Coordinación Parental

Descargar video

La Coordinación Parental es un proceso alternativo de resolución de conflictos (ARC), de tipo jurídico y centrado en la salvaguarda de la salud mental, que conjuga evaluación, educación, gestión de casos, gestión de conflictos y a veces toma de decisiones.

El Coordinador Parental puede ser recomendado por los Equipos de Asesoramiento Técnico en el ámbito de familia y finalmente designado por el propio Tribunal.

El trabajo del Coordinador Parental se centra en los niños y niñas, en virtud del cual un profesional con formacion especializada, asiste a progenitores en situación de Alta Conflictividad para ayudarles a implementar su plan de Parentalidad, o convenio regulador, en fase de ejecución de sentencia, ayudándoles a resolver oportunamente sus disputas, educándoles con respecto a las necesidades de sus hijos y tomando decisiones en base a los términos y condiciones establecidos por la resolución judicial.

El objetivo de la Coordinación de Parentalidad es ayudar a progenitores con alto nivel de conflicto a resolver oportunamente los conflictos relativos a sus hijos e hijas y a proteger, salvaguardar y preservar relaciones paterno-filiales seguras, sanas y sólidas.


Origen de la figura

Ya por los años 80 surgieron figuras similares como veréis a continuación, en busca de la protección de menor en el ámbito del divorcio conflictivo, pero el término Coordinador Parental surge en el año 2001, en Denver.

En EE.UU y Canadá

La necesidad de contar con un profesional experto que acompañara en los divorcios para asegurar el cumplimiento de sentencia o acuerdos y reducir el nivel de litigiosidad hizo surgir en los años 80 la figura del “Special Master” en el Estado de California (hoy sigue vigente).

A principios de los noventa surge, en este mismo estado, un modelo similar al Coordinador Parental con unos estatutos inspirados en los del Special Master logrando la primera designación detallada de funciones de un Coordinador Parental.

En 1992 se inicia un proyecto similar en Denver, Colorado, mediante la colaboración de profesionales de la salud mental y del derecho.

En 2001 un grupo de Denver acuñó por primera vez el término “Parental Coordinator” o Coordinador de la Parentalidad. También se ha usado el nombre de Facilitadores de la Co-Parentalidad y otros pero siempre con funciones análogas.

En Argentina

El modelo argentino reconoce desde hace tiempo la complejidad de las situaciones a las que el juez de familia debe hacer frente, y le dota de recursos formativos y de un amplio equipo de asesores.

En Buenos Aires, la figura del Juez Cárdenas es una referencia mundial en mediación familiar. Se ha creado un modelo de actuación en el que toda la estructura del sistema judicial converge hacia el acuerdo.

El modelo del Coordinador de Parentalidad en la ciudad de Buenos Aires está realizado por los Juzgados de Familia, denominándose aquí mediación terapéutica (MT). No hay acuerdo de confidencialidad, y se centra en el bienestar de los hijos/as.

En Europa

Encontramos una figura con iguales funciones en el derecho Alemán, el “Umgangspfleger” o “velador del régimen de visitas”. Este profesional puede ser designado por el Juez tras la primera audiencia con los progenitores y sus abogados. Su misión es la de recoger información acerca del niño y velar por sus intereses, hacer cumplir el régimen de visitas, orientar a los progenitores en el cumplimientos de medidas provisionales, definitivas y otros acuerdos y promover la conciliación con los progenitores para que lleguen a acuerdos en beneficio de los hijos.

Del mismo modo, los profesionales del CAFCASS, en Inglaterra, tienen entre sus funciones ayudar a los progenitores a elaborar un Plan de Parentalidad, así como velar por el cumplimiento de acuerdos o sentencia cuando existe Alta Conflictividad en la familia.


Desarrollo histórico e implantación de la figura en España

Desde el año 2012, la Audiencia Provincial de Cataluña, comienza a dictar algunas sentencias derivando al grupo familiar a la figura del Coordinador Parental siendo avalada por el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (sentencia de 26 de febrero de 2015, que a su vez se reiteró el 12 de febrero de 2017. Magistrado D. José Pascual Ortuño).

Comienzan designando profesionales sin formacion especifica de Coordinacion Parental que supervisaban y orientaban a los padres en divorcios de alta conflictividad.

En 2013, Fundación Filia comenzó su labor de investigación sobre la citada figura ya que algunas de estas familias no sabían dónde acudir. Tras dos años de estudio, y numerosas entrevistas con diferentes autoridades, se llegó a la conclusión de que era imprescindible formar a los profesionales que ejercieran semejante responsabilidad como es la Defensa del Menor en procedimientos judiciales de familia. Además de dar a conocer la figura oficialmente.

Impulsado por la Fundación Filia de Amparo al Menor, representada por su Presidenta Dña. Lucía del Prado, el 24 de febrero de 2015, se presentó ante la sociedad, los profesionales y los medios de comunicación, en sesión de mañana en el Palau Macaya, y de tarde, en el Centro de Estudios Jurídicos de la Consejería de Justicia de la Generalitat de Cataluña, el PRIMER PROYECTO PILOTO DE COORDINACIÓN DE PARENTALIDAD EN ESPAÑA, que tuvo una duración desde el año 2015 hasta febrero 2017.

Posteriormente en Zaragoza, el Magistrado Ángel Dolado ha iniciado recientemente el camino de la derivación de Coordinación en Aragón. Sabemos que otros jueces en territorio español han comenzado a solicitar la intervención de un coordinador y a identificar profesionales o proyectos a los que derivar. Por otro lado, abogados que conocen de la figura comienzan a indicar a sus clientes la conveniencia de solicitar servicios de alguno de estos profesionales, firmando de mutuo acuerdo la aceptación del Coordinador Parental.


Diferencias entre Mediador y Coordinador Parental

Tanto el Mediador como el Coordinador Parental deben ser especialistas formados en habilidades de Mediación y conocimientos de legislación en Derecho de Familia y Menores. Ambas figuras también son de carácter temporal, es decir, su labor se determina a un tiempo específico.

Sin embargo, el Coordinador Parental es un grado superior, una especialización más con respecto a la intervención del Mediador. Con nuevas y diferentes responsabilidades que le hacen ser considerado como una intervención pericial.

Las principales diferencias son:

  • Los Coordinadores de Parentalidad requieren una mayor especialización en temas de derecho procesal familiar y formación adicional en psicología e intervención social así como formación específica de la función.
  • La media de sesiones para resolver los conflictos en mediación oscila entre 8 y 10 como máximo, mientras que la intervención del Coordinador de Parentalidad tiene una duración de tres meses con prórroga de otros tres.
  • El Coordinador Parental tiene la obligación de velar por el cumplimiento de las sentencias judiciales sobre custodia y régimen de visitas. Esto supone una ampliación de la función del mediador, ya que estos se limitan a revisar el cumplimiento del acuerdo adoptado, finalizando ahí su gestión.
  • El Coordinador Parental tiene potestad para entrevistarse con el entorno del menor, no solo familia extensa, sino también profesores, pediatras o médicos en caso de ser necesario.
  • El Coordinador Parental es una figura intrajudicial que emite un informe que podrá desplegar sus efectos en el proceso judicial. Mientras que la mediación también se puede desarrollar de manera privada o extrajudicial.
  • El Coordinador Parental está investido de una función pública de autoridad, sujeto al régimen jurídico del funcionario público en ejercicio de las responsabilidades de su cargo.
  • El Coordinador Parental es de obligado cumplimiento y viene determinado por un Juez.

Necesidad de especialización

El Especialista en Coordinación de Parentalidad es considerado una figura transversal con capacidad para cumplir diferentes roles que ha de tener formación en técnicas de mediación, terapia familiar y de trabajo social, siendo incompatible simultanear funciones .

Debe recibir una rigurosa y exhaustiva formación multidisciplinar, en tipos de conflictos familiares, diferencias entre el conflicto y la alta conflictividad, técnicas de resolución de conflictos, habilidades de comunicación, derecho de familia, reglamentación jurídica, psicología de familia y del menor, perspectiva psicosocial, todo ello junto con su específico protocolo de intervención, le diferencia del mediador, del psicólogo, del terapeuta o del abogado de familia, y lo configura como un verdadero experto que integra todas aquellas funciones canalizando en una sola vía los múltiples vericuetos que inciden en los procedimientos de divorcio. Sabiendo con conciencia plena de lo que significa el Maltrato Psicológico Infantil.

Fundacion Filia de Amparo al Menor creó el primer curso universitario de postgrado en España y sigue impartiendo esta formación en plena expansión. A raíz del primer curso diversas Comunidades Autónomas muestran interés por la figura. Y hace apenas un mes, en octubre, la ministra de Justicia, Dolores Delgado, en la conferencia sectorial de Justicia con los responsables de las CC.AA. con competencias en esta materia, propuso implantar la figura del Coordinador de Parentalidad para mediar y proteger al menor en situaciones de conflicto entre sus progenitores.


ALTA CONFLICTIVIDAD FAMILIAR

Gran número de litigios, alto nivel de conflictos, dificultades sobre la crianza de los hijos y obstaculización del vínculo materno-paterno filial.

En las familias usuarias de la Coordinación de Parentalidad, el conflicto se ha cronificado y la relación se ha judicializado.

Se estima, por parte del sector profesional incumbido en situaciones de esta naturaleza, que estos casos absorben el 90% de los recursos del sistema judicial. De ahí, su demora en resolver los procedimientos, acumulando más víctimas de niños y niñas cada año.

Contacto